El trabajo colaborativo

imagen_trabajo_colaborativo_blog

El trabajo colaborativo es una estrategia de aprendizaje que requiere que un grupo de estudiantes se dedique de forma coordinada y durante un período de tiempo suficiente a la resolución conjunta de un problema y actividad.

Dicho proceso debe estructurarse sobre unos objetivos grupales que superen la dimensión individual, debe poseer cierto grado de intersubjetividad (que permita a los integrantes del grupo entender la tarea de la misma forma), debe estructurarse en un proceso de corresponsabilidad mutua entre los miembros del grupo, y debe generar en última instancia un producto que sea resultado de la contribución de todos los miembros del grupo.

Es decir, el aprendizaje y el conocimiento son el resultado de un proceso social.

Las principales aportaciones del trabajo colaborativo al aprendizaje son, según Johnson y Johnson (1999):

  • La interdependencia positiva que genera entre los miembros, que se necesitan los unos a los otros para lograr el/los objetivos/s propuestos.
  • Promueve el intercambio entre sus componentes y facilita algo tan importante como la enseñanza mutua. En la medida en que se posibiliten diferentes medios de interacción, el grupo podrá aumentar sus refuerzos y enriquecerse.
  • Valora la contribución individual, ya que cada miembro del grupo debe asumir íntegramente su tarea y, además, tener los espacios para compartirla con el grupo y recibir sus contribuciones.
  • Logra habilidades personales y de grupo pues permite tanto el desarrollo de las habilidades individuales de cada uno de sus miembros como el de las habilidades relacionales (escuchar, participar, liderazgo, etc).
  • Obliga a que el grupo evalúe el propio desarrollo y desempeño, así como la aportación de cada uno de sus miembros.

En un proceso de aprendizaje colaborativo, las partes se comprometen a aprender algo juntas. Lo que debe ser aprendido sólo puede conseguirse si el trabajo del grupo es realizado en colaboración. Es el grupo quién decide cómo realizar la tarea, qué procedimientos adoptar, cómo dividir el trabajo, las tareas que realizar. Se desarrollan competencias transversales como la planificación del tiempo, la comunicación, la solución de problemas, la toma de decisiones, y el fomento de capacidad innovadora y creativa, capacidad negociadora…

En palabras de Johnson y Johnson, el aprendizaje cooperativo es el empleo didáctico de grupos reducidos en los que los alumnos trabajan juntos para maximizar su propio aprendizaje y el de los demás.

El aprendizaje cooperativo comprende tres tipos de grupos de aprendizaje. Los grupos formales que funcionan durante un período que va de una hora a varias semanas de clase. En estos grupos los estudiantes trabajan juntos para lograr objetivos comunes, asegurándose de que ellos mismos y sus compañeros completen la tarea de aprendizaje asignada.

Los grupos informales de aprendizaje cooperativo operan durante unos pocos minutos hasta una hora de clase. El docente puede utilizarlos durante una actividad de enseñanza directa para centrar la atención de los alumnos, para asegurarse de que los alumnos procesen cognitivamente el material que se les está enseñando y para dar cierre a una clase.

Los grupos de base cooperativos tienen un funcionamiento de largo plazo (por lo menos casi un año) y son grupos de aprendizaje heterogéneos, con miembros permanentes, cuyo principal objetivo es posibilitar que sus integrantes se brinden unos a otros el apoyo, la ayuda, el aliento que cada uno de ellos necesita para tener un buen rendimiento escolar. Estos grupos permiten que los componentes entablen relaciones responsables y duraderas que los motivarán a esforzarse en sus tareas y a tener un buen desarrollo cognitivo y social.

Para que la cooperación funciones bien, hay cinco elementos esenciales:

1-Interdependencia positiva: Los miembros de un grupo deben tener claro que los esfuerzos de cada integrante no sólo benefician a él mismo sino también a los demás miembros. Por tanto, supone compromiso con el éxito de otras personas, además del propio.

2-Responsabilidad individual: Cada miembro será responsable de cumplir con la parte del trabajo que le corresponda.

3- La interacción: Esta preferentemente será cara a cara. Los alumnos deben realizar juntos una labor, compartiendo los recursos existentes y ayudándose, respaldándose, alentándose y felicitándose unos a otros por su empeño en aprender.

4-Habilidades interpersonales y grupales: El aprendizaje cooperativo es más complejo que el aprendizaje individualista y el aprendizaje competitivo porque requiere que los alumnos aprendan tanto las materias escolares como las prácticas interpersonales necesarias para funcionar como grupo. Así, los miembros del grupo deben saber cómo ejercer la dirección, tomar decisiones, crear un clima de confianza, comunicarse y manejar los conflictos, y deben sentirse motivados para hacerlo.

5-Evaluación grupal: Los miembros del grupo deben analizar en qué medida están alcanzando sus metas y manteniendo relaciones de trabajo eficaces. Los grupos deben determinar qué acciones de sus miembros son positivas o negativas, y tomar decisiones acerca de qué conductas conservar o modificar.

Bibliografía:

  • Badía, A; García C.(2006): “Incorporación de las TIC en la enseñanza y el aprendizaje basados en la elaboración colaborativa de proyectos”. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC).
  • David W. Johnson, Roger Johnson, Edythe J. Holubec.(1999) El aprendizaje colaborativo en el aula. Editorial Paidós. Buenos Aires.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s